Durante sus primeros seis o siete años los niños están inmersos en sus sentidos, muchas veces carecen de la habilidad de filtrar sus impresiones sensoriales; están abiertos al entorno de forma natural, sin inhibiciones y aceptan cualquier cosa que encuentren. Es por esta razón que necesitan estar con adultos y en el ambiente propicio que les brinde ejemplos dignos de ser imitados. Cuando las fuerzas formativas han realizado la primera parte de su labor, principalmente en el cerebro, es cuando los niños pueden ser considerados maduros para el aprendizaje escolar formal.

En ese momento las fuerzas formativas están activas permitiendo que el niño pueda formar imágenes mentales o representaciones, establecer memoria descontextualizada, aprender y a concentrar la atención; su desarrollo intelectual se fomenta por el establecimiento de habilidades básicas de aprendizaje y por el desarrollo de una memoria arraigada a la vida práctica. Inicia en ellos el deseo de aprender, pero la imaginación es la cualidad clave, las imágenes pictóricas son un factor vital para hacer del aprendizaje una experiencia personal íntima. El arte y la música juegan un papel muy importante.. .

En ese momento las fuerzas formativas están activas permitiendo que el niño pueda formar imágenes mentales o representaciones, establecer memoria descontextualizada, aprender y a concentrar la atención; su desarrollo intelectual se fomenta por el establecimiento de habilidades básicas de aprendizaje y por el desarrollo de una memoria arraigada a la vida práctica. Inicia en ellos el deseo de aprender, pero la imaginación es la cualidad clave, las imágenes pictóricas son un factor vital para hacer del aprendizaje una experiencia personal íntima. El arte y la música juegan un papel muy importante..

Una de las principales características de los niños entre los 7 y 9 años, es su deseo por aprender; la enseñanza tiene eso en cuenta y por lo tanto las clases ofrecen suficiente espacio para aprender mediante la experiencia directa. La enseñanza social, emocional y volitiva es de gran importancia, sin dejar de lado la parte cognitiva. En esta etapa los niños sienten una división más intensa entre ellos y los adultos; están ávidos por saber si aquello que dice el maestro está basado en una experiencia de amplio alcance del mundo y la vida. Los niños de esta edad quieren ahora admirar a una persona, mientras que antes solamente la imitaban.

Surge en ellos una actitud inquisitiva e investigadora que ha de dirigirse progresivamente hacia la naturaleza inorgánica y sus leyes, es decir quieren saber sobre las leyes que existen con independencia de la humanidad. Necesitan conocer los procesos históricos. Necesitan saber que quienes hacen las investigaciones y la historia, todavía son seres humanos.

Psicológicamente se desarrolla la diferenciación entre el “yo” y el mundo, la conciencia de uno mismo cobra fuerza. Cognitivamente los niños son capaces de entender las cosas y los fenómenos de una manera realista y razonada. El elemento pictórico en los procesos mentales es aun importante en la conciencia del niño, aunque la comprensión y la formulación de conceptos comienzan a depender menos del desarrollo de las imágenes y representaciones individuales y más del desarrollo de la facultad de comprender de forma clara y realista los conceptos libres de los sentidos..

Entre los 10 y 12 años los niños inician una nueva fase de desarrollo, se han perdido sus proporciones físicas armónicas del periodo intermedio de la infancia, comienzan a predominar las extremidades y el sistema muscular se va haciendo cada vez más importante. Psicológicamente se desarrolla la diferenciación entre el “yo” y el mundo, la conciencia de uno mismo cobra fuerza. Cognitivamente los niños son capaces de entender las cosas y los fenómenos de una manera realista y razonada. El elemento pictórico en los procesos mentales es aun importante en la conciencia del niño, aunque la comprensión y la formulación de conceptos comienzan a depender menos del desarrollo de las imágenes y representaciones individuales y más del desarrollo de la facultad de comprender de forma clara y realista los conceptos libres de los sentidos..

X